Impuestos y Gasto Público

Cuando se permite a los bancos crear la oferta monetaria de una nación, todos terminamos pagando más impuestos. Esto se debe a que las ganancias procedentes de la creación de nuevos fondos van a los bancos y no el contribuyente, y porque los contribuyentes terminan pagando el costo de la crisis financiera causada por los bancos

 
1. LAS GANANCIAS DEL HECHO DE CREAR DINERO

El Banco Central Europeo sigue imprimiendo papel moneda (por ejemplo, billetes de 10€). Debido a que imprimir un billete de 10 euros sólo cuesta unos céntimos, el gobierno hace un beneficio en todos los billetes de banco que imprime. Entre 2000 y 2009, este beneficio en dinero de nueva creación añade hasta £ 18 mil millones – lo suficiente para pagar los salarios de alrededor de 90.000 enfermeras durante ese tiempo.

Sin embargo, el Banco Central Europeo sólo crea el papel moneda, y deja en manos de los bancos crear el dinero electrónico, que también usamos todos los días. Cuando los bancos crean dinero, ellos obtienen los beneficios de la creación de ese dinero, no el gobierno o el contribuyente.

De 2002 a 2009, los bancos aumentaron la cantidad de dinero en el Reino Unido por £ 1 billón a través de préstamos (con cada nuevo préstamo que crea nuevo dinero). Debido a que este dinero fue creado por los bancos, fueron los bancos los que obtuvieron el beneficio (en este caso, el interés recibido en £ 1 billón de créditos adicionales).

Si el gobierno hubiera creado este dinero en lugar de los bancos, los contribuyentes habrían podido pagar hasta £ 1 billón menos en impuestos: Aproximadamente £ 33,000 por cada persona que paga el impuesto sobre la renta, en sólo 7 años.

 
2. INTERESES EN LA DEUDA NACIONAL

Debido a que los beneficios de la creación de dinero van en realidad a los bancos en lugar de al gobierno, el gobierno tiene que pedir prestado cantidades mucho mayores de dinero para compensar esta pérdida de ingresos.

Como contribuyentes, tenemos que pagar los intereses de todo el dinero que el gobierno ha tomado prestado. Actualmente gastamos más en intereses de la deuda nacional (51 £ millones anuales) de lo que gastamos en escuelas, defensa, policía o transporte (incluyendo el sistema de carreteras). Estos costos por intereses suponen 1.700 € por contribuyente por año.

Cuanto más dinero se gasta en intereses de la deuda pública, menos dinero hay para gastar en servicios públicos, y más hay que elevar los impuestos sin conseguir nada extra a cambio.

 
3 DÉFICIT: EL COSTE DE LAS CRISIS Y LAS RECESIONES

Cuando la crisis financiera golpeó en 2008, millones de personas perdieron sus puestos de trabajo, la gente dejó de gastar y las ventas de las empresas cayeron. Todo ello hizo que el gobierno recaudase cantidades significativamente menores de impuestos, debido a un menor número de personas que trabajaban y a menores beneficios por parte de empresas.

Al mismo tiempo, más personas recibieron la prestación por desempleo, lo que significa que los costos del gobierno aumentaron significativamente. La diferencia entre el dinero que entra (ingresos por impuestos) y el dinero que sale (gastos) se disparó de 30bn hasta 180bn de libras. Esta brecha es el ‘déficit’, y tuvo que ser cubierta por dinero prestado.

Sin un sistema bancario que crea dinero cada vez que se hace un préstamo, no tendríamos estas crisis y no tendríamos necesidad de utilizar el dinero de los contribuyentes para rescatar a los bancos.

2 comments on “Impuestos y Gasto Público

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *